ADAFINA

ADAFINA

Hoy cocinamos un plato típico de la cocina sefardí, la adafina es probablemente la madre del cocido o puchero, ya en el siglo XV se cocinaba y ha pasado de generación en generación hasta nuestros días.  La peculiaridad de este plato es que se empieza a cocinar el viernes por la tarde y se queda a fuego muy lento durante toda la noche para ser consumido en la comida del sábado (Shabbat). Necesitaremos una olla eléctrica o bien una plancha eléctrica que nos permita que se cocine a fuego muy lento durante unas 20 horas y que esté lista para comer sin necesidad de encender ningún electrodoméstico el sábado ya que en la religión hebrea durante el Shabbat no está permitido. Si no tenemos ninguna de esas opciones podemos hacerlo en la vitro al mínimo de potencia. Hay muchas recetas de adafina, cada familia le da su toque y eso es lo que la hace tan especial. Esta que aquí os presentamos es la de mi familia, la que mi abuela supo conservar y transmitir a mi madre y en homenaje a ellas recuperamos esta receta.

INGREDIENTES

300 grs de garbanzos

750 grs de jarrete o morcillo

2 huesos de caña

1 cebolla

10 patatas pequeñas

2 boniatos

50 grs de trigo

1 ramita de canela

¼ cucharadita de nuez moscada

Sal

3 cucharadas de azúcar

Agua

20160219_182256
20160219_182956
PASOS A SEGUIR

Poner los garbanzos en remojo la noche anterior.

Cortar la cebolla en cuadraditos pequeños.

En una olla con un buen fondo de aceite de oliva suave sofreímos la cebolla previamente cortada. Cuando esté transparente le añadimos los garbanzos, la carne, los huesos, la ramita de canela, la nuez moscada y sal; cubrimos con agua (al menos 2 litros) y dejamos a fuego fuerte.

Hacemos caramelo líquido en un cazo o sartén antiadherente, para ello ponemos 3 cucharadas de azúcar y una cucharada de agua y dejamos a fuego lento hasta conseguir un caramelo bien dorado con cuidado de no llegar a quemarlo, le añadimos un poco de agua caliente con una cuchara y muy poco a poco por los laterales de la sarten para hacerlo un poco más líquido. Cuanto más dorado nos quede el caramelo más oscura saldrá la adafina.

Añadimos el caramelo a la olla cuando el agua esté hirviendo. Lo normal es que miestras haces el caramelo el agua de la olla ya estará hirviendo.

Dejamos hervir a fuego medio fuerte una hora y media.

Pelamos las patatas y los boniatos y los dejamos en un bol grande con agua fría.

Hervimos los huevos en un cazo durante 10 minutos aproximadamente.

Pasada la hora y media añadimos las patatas, los boniatos y los huevos en la parte de arriba de olla y cubrimos con agua. Lo dejamos hervir a fuego medio 45 minutos, añadimos el trigo que meteremos previamente en una maya de tela para legumbres y lo dejamos otros 15 minutos.

Ya lo podemos poner en una plancha eléctrica a la mínima potencia y lo dejaremos hasta el día siguiente a la hora de comer. Añadiremos agua si vemos que se evapora demasiado, intentando que quede a la mitad de la patata como vemos en la foto. Se puede hacer también en la vitro al mínimo, pero sin duda la mejor opción sería si tuvierais una olla eléctrica que permita sacar la olla y ponerla al fuego y después meterla en su soporte eléctrico para cocinar durante la noche.

20160220_151908

El resultado es un plato muy rico que gustará a pequeños y mayores.

Adafina 3

20160220_155203_001

Como toda receta de olla tiene una larga elaboración pero es muy agradecida porque daremos de comer a toda la familia sin problema y sobre todo en los meses de inverno es un plato muy reconfortante. En caso que sobrara algo, que es lo habitual, podremos hacer como con la sobra de cualquier cocido una ropavieja. 

Esperamos que os guste