SALMOREJO CORDOBÉS

SALMOREJO CORDOBÉS

Esta crema fría originaria de Córdoba (Andalucía), es una auténtica perdición. Su textura densa por la cantidad de pan que incorpora la receta la hacen perfecta para añadir guarnición en la superficie como el tradicional picadillo de huevo duro y jamón serrano o para acompañar otros entrantes, incluso como base de platos de carne o pescado. En su origen, se elaboraba sin tomate y a mortero, machacando los ingredientes hasta obtener la crema. Nosotros, hemos llegado ya en tiempos de la evolución de la receta y por supuesto usaremos tomates y el vaso de batir pero os podemos asegurar que no os va a dar ninguna pena no haber conocido el original cuando lo probéis este salmorejo!

SALMOREJO CORDOBÉS

INGREDIENTES

1 kg de tomates maduros

200 g de pan con buena miga

250 g o 60 ml de aceite de oliva virgen extra

1 cda de vinagre (opcional)

1 diente de ajo

1 cdta de sal

PASOS A SEGUIR

Lo primero que haremos será lavar muy bien los tomates y trocearlos con la piel y todo, los ponemos en el vaso de batir y los trituramos por completo.

A continuación, cortamos el pan en rebanadas, el original de esta receta es el pan de Telera Cordobés pero a nosotros Córdoba nos queda bastante lejos y después de probar varios el pan de Valladolid es el que más nos gusta. Lo importante en la elección del pan es que tenga una buena miga consistente para que nos de la textura ideal. Una vez cortado el pan, lo extendemos en el fondo de una fuente grande y vertemos sobre él el tomate triturado. Dejamos en remojo unos 10 min.

SALMOREJO CORDOBÉS

SALMOREJO CORDOBÉS

Una vez está el pan bien empapado lo ponemos todo en el vaso de batir y añadimos, el diente de ajo picado, la sal y la cucharada de vinagre en el caso de que te guste con un puntito fuerte y batimos enérgicamente.

Ya solo nos queda añadir el aceite, si puedes usar un aceite Cordobés te coronas pero si no tampoco sufras que mientras sea un aceite virgen extra español te va a quedar de lujo. La intensidad del aceite, elígela a tu gusto, la receta es de una densidad considerable y para ello usamos bastante cantidad de aceite por lo que nosotros recomendamos una densidad media. Aclarado esto, vamos al último paso, con el vaso de batir en velocidad 1 vamos incorporando el aceite en un hilito por la apertura de arriba, muy despacito y de forma continua hasta que incorpores toda la cantidad, de esta forma conseguimos que emulsione y quede una textura perfecta. Al final le subimos la intensidad unos segundos y probamos para rectificar de sal o ajo.

SALMOREJO CORDOBÉS

Recomendamos acabarlo con el clásico picadillo de huevo duro y jamón a la hora de emplatarlo y un hilito de aceite de oliva intenso para subir un pelín la intensidad. Y fin de la historia, Salmorejó Cordobés casero, para mojar regañás hasta que se acabe porque es un auténtico vicio y aunque corren rumores de que engorda seguro que no es para tanto!!

SALMOREJO CORDOBÉS

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *