CHEESECAKE

CHEESECAKE

Esta es nuestra receta de siempre, la que te saca de un apuro y con la que en casa soplamos las velas. Ideal para llevar a una cena con amigos o para celebrar cualquier alegría. Porque es una tarta sencilla, sana, económica y lo mejor fácil!! Solo tienes que hacerte con la receta y aunque a la primera seguro que te sale bien a la tercera la bordas. Esta es nuestra humilde Cheesecake.

Cheesecake

 

INGREDIENTES PARA LA TARTA

400 g de crema de queso tipo philadelphia

200 ml de nata

4 huevos

90 g de azúcar blanco

30 g de mantequilla

1 cucharada de maicena

10 galletas tipo digestive

INGREDIENTES PARA LA COBERTURA

350 g de fresas

150 g de azúcar

Zumo de ½ limón

5 pimientas de seichuan

PASOS A SEGUIR

En un bol separamos las claras de las yemas, reservamos las claras y batimos las yemas junto con el azúcar y la maicena hasta que la mezcla quede homogénea. A continuación añadimos la nata y el queso a temperatura ambiente, este detalle es importante ya que si la crema de queso está más fría de la cuenta se crean grumos. Batimos con varilla enérgicamente hasta integrar bien el queso y reservamos.

Cheesecake

Preparamos el molde con la base de galletas, para ello machacamos las galletas con ayuda del mortero, una vez desmigadas añadimos la mantequilla en pomada (reservando una pizca para untar el molde) y mezclamos bien hasta que compacte. Untamos el molde con la mantequilla reservada y ayuda de un pincel, cubrimos con la mezcla de galletas y aplastamos bien asegurándonos que la capa sea del mismo grosor en toda la superficie del molde.

Precalentamos el horno a 200 Cº 

Recuperamos las claras anteriormente reservadas, las montamos a punto de nieve y las unimos a la mezcla principal suavemente con una cuchara de madera y movimiento envolvente, solo tenemos que integrar las clara aireando la masa. Vertemos en el molde y horneamos a 175 Cº de 40 a 50 min vigilando que no dore antes de que cuaje. Cada horno es un mundo de modo que te recomendamos que consultes las instrucciones del tuyo o revises de vez en cuando.

Mientras se hornea nuestra tarta preparamos la cobertura. En este caso hemos elegido una mermelada natural de fresas pero hay mil opciones que quedan genial y las puedes ir variando, frambuesa, melocotón, naranja etc.

Para esta mermelada rápida de fresas lavamos y cortamos 300g de fresas en trocitos pequeños y reservamos de 3 a 4 enteras para decorar. En un cazo ponemos el azúcar, las fresas, el zumo de limón y la pimienta que le dará un toque especial a la mermelada. Cocinamos 5 min a fuego fuerte, bajamos el fuego y cocemos 15 min mas, hasta que las fresas están muy blanditas. Una vez cocinadas apartamos y batimos al gusto y dejamos enfriar.

Cheesecake

Transcurrido el tiempo de horneado apagamos el horno y la dejamos enfriar con la puerta del horno medio abierta para que no pierda demasiado volumen. Una vez esté totalmente fría la podemos sacar del horno y cubrir con la mermelada y las fresas reservadas partidas por la mitad que aportan un toque fresco y ácido.

 

Cheesecake

Cheesecake

Es golosa, rica en calcio y una buena alternativa al chocolate que a los amantes del queso seguro que les gustará.